Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted by on Nov 17, 2014 in COCINA | 0 comments

Filetes de cerdo con mandarinas

Filetes de cerdo con mandarinas

En casa comprar fruta es bastante complicado. A Nacho le apasionan las mandarinas. A mí las frutas de invierno, las chirimoyas, granadas, mangos…  Así que, si Nacho ha ido a la compra tenemos mandarinas durante una larguísima temporada. Porque no compra dos kilos o tres, sino una bolsa enorme con suficientes mandarinas para alimentar a una clase entera de Primaria.

cerdo con mandarinas Esta receta salió de uno de esos momentos en que las mandarinas ocupaban cualquier hueco en mi cocina. Resultó un éxito y la acompañé por unos buñuelos de patatas.

mandarinas

Ingredientes:

  • Medio kilo de filetes de cerdo
  • Seis mandarinas
  • 200 ml de vino dulce (tipo Málaga)
  • 2 cucharadas de azúcar moreno
  • Aceite
  • Sal

Preparación:

Lavamos bien tres mandarinas y las rallamos. Hacemos un zumo con la pulpa. Pelamos el resto de las mandarinas y las reservamos.

En una sartén ponemos un poco de aceite y doramos los filetes, previamente salados, por ambos lados. Reservamos en una fuente.

Quitamos la piel finita de las otras mandarinas y las doramos en una sartén, con un poco de aceite y las dos cucharadas de azúcar moreno, hasta que cojan un color dorado. Retiramos de la sartén y reservamos.

Al jugo que nos ha quedado en la sartén le añadimos el zumo de las mandarinas y dejamos cocer unos minutos. Agregamos el vino dulce y dejamos que evapore a fuego fuerte.

En este momento añadimos la ralladura y los gajos de mandarina caramelizados. Cuando empiece a hervir, introducimos los filetes de cerdo.

cerdo y mandarinas Servimos acompañados de patatas paja, una ensalada con queso de cabra o, como en mi caso, de unos buñuelos de patata.

filetes de cerdo con mandarinas

Como los filetes de cerdo suelen salir bastante secos al cocinarlos, las mandarinas le aportan cierto frescor.  Y la acidez de esta fruta se contrarresta con el dulzor del azúcar de caña morena y el vino.  Al final, conseguiremos un plato de contrastes…. muy otoñal.

Mencía.

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *