Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted by on Ene 28, 2014 in Blog, COCINA | 0 comments

Lentejas a mi manera

Lentejas a mi manera

“Si quieres las tomas si no, las dejas”.

Ese es el dicho español sobre las lentejas. Pero en mi casa cambiaban el final “Si quieres las tomas, sino también”. Era obligatorio tomarse un plato de lentejas a la semana.

Cuando era pequeña, las lentejas no las vendían tan limpias como ahora. Había que ponerlas a remojo la noche anterior y, las lentejas que flotaban o las negras, no eran aptas para comer. A mi hermano mayor siempre, inevitablemente, le tocaba alguna lenteja negra que se hubiera colado.

DSC05137ele

Algunas veces, cuando sobraban lentejas, mi madre nos las ponía en puré, con daditos de pan frito. No era mi forma favorita de tomarlas, pero los “barquitos” en forma de pan, alegraban un plato algo feo de aspecto.

Para quitarle ese sabor tan fuerte a hierro que tenían, mi madre les echaba un vasito de refresco de cola. Quedaban deliciosas! Asi que, he heredado su truco y así es como las cocino.

Ahora, las podemos comprar sin necesidad de ponerlas a remojo (a no ser que el agua corriente sea muy dura), con lo que nos resulta un plato óptimo para cuando tenemos un imprevisto y poco tiempo.

Además, son ricas en fibra y hierro, lo que las hace un plato completo para cualquier edad.

DSC05149ele

Hoy he cocinado lentejas. Hace ya fresco, aunque el otoño se empeñe en no quedarse y siempre sienta bien tomar un plato de cuchara para templar el cuerpo y el ánimo.

INGREDIENTES:

  • Lentejas pardina
  • Un pimiento rojo mediano
  • Medio pimiento amarillo
  • Un trozo pequeño de pimiento verde
  • Dos zanahorias
  • Ajo
  • Cebolla
  • Longaniza blanca fresca
  • Una copita de coñac
  • Una copita de refresco de cola
  • Sal
  • Un cubito de caldo
  • Aceite de oliva

Picar el ajo en trocitos muy pequeños y la cebolla en daditos también pequeños.

Trocear los pimientos (ya limpios de pepitas y de la parte blanca del interior) y las zanahorias en daditos.

Poner en una olla honda un chorrito de aceite y, cuando esté caliente, echar la cebolla y el ajo. Salar. Cuando empiecen a tomar color, añadir las verduras troceadas y rehogar. Dejar a fuego medio hasta que todo esté cocido. En este momento, introducimos las longanizas frescas cortadas en trozos pequeños.

DSC05142ele

Añadir la copa de coñac y dejar que el alcohol se evapore. En este momento, podemos verter la copa de refresco. Dejar reducir unos minutos.

Echar las lentejas y rehogar para que recojan todos los sabores, unos segundos.

Poner agua fría hasta cubrir las lentejas y añadir el cubito de caldo y llevar a ebullición.

Dejar cocer a fuego medio durante una hora y media. Rectificar de sal.

DSC05147ele

Quedan riquísimas. Y el refresco les quita ese sabor ferroso que algunas veces tienen.

Mencía

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *