Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted by on Mar 7, 2014 in Blog, DECORACIÓN | 0 comments

Loca por las llaves!

Loca por las llaves!

Desde que soy muy pequeña tengo una fascinación absoluta por las llaves antiguas. Hasta que tuve 5 años me crie con mi abuela paterna, mis padres tenían que ir a trabajar así que me dejaban en casa de mi adorada abuela hasta que ellos podían venir a recogerme.

Ella vivía en el último piso, un tercero sin ascensor, de una casa muy antigua, de esas en las que las escaleras crujen, las puertas eran de madera maciza y los tiradores de latón brillante pero lo que más despertaba mi infantil curiosidad era el desván que había bajo el tejado.

Eran años en los que no era necesaria tanta supervisión, en los que los adultos no estaban tan preocupados porque a los niños pudiera pasarles algo así que mi abuela dejaba la puerta de su casa abierta mientras yo jugaba en las escaleras, subiendo y bajando, imaginándome que era una exploradora. Sólo eran ocho vecinos y se conocían todos, me encantaba tocar en sus puertas (no llegaba a la aldaba), y entrar en sus casas porque me daban galletas y caramelos. Todos me conocían y yo a ellos, y todos me mimaban porque era la personita pequeña de la casa.

Sólo había un tramo de escaleras entre la casa de mi abuela y el desván…eran oscuras y más estrechas que las demás. Me daba miedo subir y, aunque la curiosidad me mataba, me costó muchísimo tiempo llegar hasta arriba…cuando reuní el valor necesario como para tocar aquella puerta obviamente nadie me abrió y estaba cerrada a cal y canto. Era muy pequeña pero aún recuerdo el miedo, los nervios y sobre todo la decepción al no encontrarla abierta para mí, de no poder entrar a lo que yo me imaginaba sería una isla del tesoro, llena de baúles y cajas.

No os lo creeréis pero jamás entré en aquel desván, ni de pequeña, ni de mayor…nunca supe qué había allí arriba, cómo se podía entrar….no me preguntéis porqué, no sabría deciros la razón. Lo único que sé es que aquel día se me metió en la cabeza que para abrir aquella puerta se necesitaba una llave mágica y en mi imaginación esa llave era enorme, antigua, de hierro oxidado, de forma rocambolesca…lo que ahora llamaríamos una llave vintage.

Llaveconflorylazo

No sé si fue por esto o por alguna otra razón pero desde entonces siempre me han maravillado ese tipo de llaves…alucino en los mercadillos o en los rastros cuando las veo, las coleccionaría a miles. Mi marido dice que no se lo explica, je.

Llavesconlazo

Llevo un par de Navidades pensando en comprar una llave antigua, limpiarla y ponerla en la puerta la noche antes de que venga Papá Noel. Le diré a mis chicos que es la llave mágica que hace que Papá Noel pueda entrar en nuestra casa a dejar todos los regalos…estoy segura de que les encantará y espero que se convierta en otra tradición navideña de mi familia.

Ya comprobaréis dentro de unos meses que me chiflan las Navidades, que las vivo a tope y que me encanta contagiárselo a mis hijos pero eso…eso será el próximo invierno. Sólo un adelanto de lo que podría ser…

santa4_modif

Cordelia.

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *